Británico del Norte

Británico del Norte

En 1762, el nuevo rey, Jorge III, dispuso que su amigo cercano, el conde de Bute, se convirtiera en primer ministro. Esta decisión molestó a un gran número de diputados que consideraban a Bute incompetente. John Wilkes se convirtió en el principal crítico de Bute en la Cámara de los Comunes. En junio de 1762 Wilkes estableció El británico del norte, un semanario en oposición a El británico, una revista que apoyó la administración de Bute. Wilkes nombró a Charles Churchill, un antiguo coadjutor, para editar el periódico. Durante las siguientes cuarenta y cinco semanas el Británico del Norte atacó severamente al rey y a su primer ministro.

Después de un artículo que apareció el 23 de abril de 1763, George III y sus ministros decidieron procesar a John Wilkes por difamación sediciosa. Fue arrestado, pero en una audiencia judicial, el presidente del Tribunal Supremo dictaminó que, como diputado, Wilkes estaba protegido por el privilegio de ser arrestado por un cargo de difamación. Su despido fue recibido con gran aclamación popular y Wilkes abandonó la corte como campeón de la libertad. Sin embargo, el gobierno logró impedir que Wilkes publicara más ediciones de la Británico del Norte.


John Wilkes

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

John Wilkes, (nacido el 17 de octubre de 1725 en Londres; fallecido el 26 de diciembre de 1797 en Londres), periodista franco del siglo XVIII y político popular londinense que llegó a ser considerado víctima de persecución y defensor de la libertad porque fue expulsado repetidamente de Parlamento. Su amplio apoyo popular pudo haber sido el comienzo del radicalismo inglés.


Caballo de guerra: Negro de corte rápido


Las dos aves de caza más populares de Gran Bretaña en los primeros días de las peleas de gallos fueron los Whitehackles de North Briton y los Stone Irish o Warhorses de Irlanda. Estas dos líneas de sangre fueron consideradas como la única fuente verdadera conocida de la cual los criadores estadounidenses podrían haber obtenido el stock puro.

En 1855, cuando John Stone de Marblehead, Mass., Visitó a su amigo sureño, el coronel Tom Bacon, y lo derrotó en un derbi en Columbia, Carolina del Sur. Usó dos estilos de gallos contra Bacon, uno de ellos, llamó a su "Irish Brown Rojos ". En el camino, Stone tuvo un malentendido con uno de sus manejadores, por lo que abandonó el deporte y un trío de "Stone Irish" fueron regalados a Peter Sherron. Sherron era un cocker americano-irlandés que revisó la historia de las aves y descubrió que esta población particular de aves de caza provenía del viejo país, y supuestamente no se podía obtener por medios ordinarios debido a su forma de ganar. El agente irlandés del Sr. Stone dijo que consiguió un trío de pájaros de una bandada que había sido vigilada con cuidado y celo durante un siglo o más: ni una pluma había desaparecido de la posesión de los propietarios, pero uno de los guardianes de la finca había sido negociado. un trío robado para su mapache mascota y zarigüeya que el agente de Stone había traído de América.

Sherron ganó a lo grande peleando con estos gallos en el circuito de peleas de gallos de Augusta. Uno de los descendientes de estos Stone Brown Reds, un ciervo de cría conocido como "Store Keeper" le encantaba merodear por el interior de la tienda y el bar del irlandés y tenía la costumbre de cantar cuando el reloj de la ciudad marcaba la hora. El tendero se peleó en el hoyo, y como ambos pájaros estaban igualados y agotados después de un tiempo, ninguna de las partes consentía en un empate hasta que el reloj de la ciudad sonó cuando dio las diez. "Store Keeper" se despertó, hizo un esfuerzo por recuperarse, hasta que finalmente se paró sobre un par de piernas temblorosas, cantando tan fuerte como pudo en respuesta a la campana, ya que estaba instintivamente condicionado, Old Sherron vitoreó su polla, "Escucha ¡al viejo caballo de guerra! " Para sorpresa de todos, el Brown Red se tambaleó, se abalanzó sobre la otra polla y se movió hasta que el pobre oponente quedó completamente destrozado.

En otra pelea en boxes, se dice que cuando este par de gallos entró, las apuestas fueron tremendas. Los hombres se volvieron frenéticos en sus esfuerzos por hacer apuestas imposibles en cada gallo. "Store Keeper" sacó a su gran antagonista de Chappel, reduciéndolo a su tamaño y luego mezclándolo en pedazos de carne. Por encima del ruido de la batalla, se escuchó a Sherron gritar: "¿Y no es un caballo de guerra?" La noticia de la pelea de los desvalidos se extendió y "Old Warhorse" era el gallo más famoso en todo el mundo de las peleas de gallos en el Sur.

Peter Sherron crió las aves irlandesas bajo el nombre de Warhorse hasta su muerte en 1869. Después de la muerte de Sherron, Jack Allen compró todo el ganado y su cuñado, Henry Hicks, luchó juntos hasta que Allen se enojó un día por una enfermedad. Warhorse fue regalado después de un main por su manejador. De camino a casa se encontró con Harrison Butler y Jim Clark y les dijo sus intenciones. Butler compró todos los Warhorses al día siguiente, y le dio un trío de Warhorses a Jim Clark, de Dawson, Georgia, un trío al Coronel John Fair y un trío a su sobrino, el Dr. Pierce Butler.

Estilo de lucha

Estos machos eran en su mayoría rojos marrones, y ahora en su mayoría con plumas oscuras y negras, excepto por unas pocas plumas marrones o caoba en hackle o silla de montar. Luchan como los Rojos Marrones, asesinos rápidos y asesinos mortales que son principalmente roedores.


Estudio reescribe la historia del antiguo puente terrestre entre Gran Bretaña y Europa

Tan recientemente como hace 20.000 años & # 8212 no mucho en términos geológicos & # 8212 Gran Bretaña no era, de hecho, una isla. En cambio, el terreno que se convirtió en las Islas Británicas estaba vinculado a la Europa continental por Doggerland, una extensión de territorio ahora sumergido donde los primeros cazadores-recolectores del Mesolítico vivieron, se establecieron y viajaron.

Doggerland se redujo gradualmente a medida que el aumento del nivel del mar inundó el área. Luego, alrededor del 6150 a. C., ocurrió el desastre: el deslizamiento de Storegga, un deslizamiento de tierra submarino frente a la costa de Noruega, provocó un tsunami en el Mar del Norte, que inundó la costa británica y probablemente mató a miles de humanos en asentamientos costeros, informa Esther Addley para el Guardián.

Los historiadores han asumido durante mucho tiempo que este tsunami fue el factor decisivo que finalmente separó a Gran Bretaña de la Europa continental. Pero una nueva investigación arqueológica publicada en la edición de diciembre de Antigüedad sostiene que Doggerland puede haber sobrevivido como un archipiélago de islas durante varios siglos más.

El coautor Vincent Gaffney, arqueólogo de la Universidad de Bradford, ha pasado los últimos 15 años examinando los restos submarinos de Doggerland & # 8217 como parte del proyecto Europa & # 8217s Lost Frontiers. Usando mapeo sísmico, simulaciones por computadora y otras técnicas, Gaffney y sus colegas han mapeado con éxito el territorio y las marismas, ríos y otras características geográficas.

Para este estudio reciente, el equipo de arqueólogos británicos y estonios se basó en estudios de topografía y datos obtenidos mediante muestras de núcleos de rocas submarinas. Una muestra recolectada frente a la costa norte de Norfolk contenía evidencia sedimentaria de la inundación de Storegga hace mucho tiempo, según el guardián. El muestreo de los núcleos de sedimentos submarinos fue en sí mismo una & # 8220 empresa importante & # 8221, Karen Wicks, arqueóloga de la Universidad de Reading que no participó en la investigación, le dice a Michael Marshall sobre Científico nuevo.

Los arqueólogos reconstruyeron las costas del Mar del Norte durante el período crucial de hace unos 10.000 a 8.200 años. (Antigüedad)

Según su historia revisada, los autores del estudio estiman que hace unos 9.000 años, el aumento del nivel del mar vinculado al cambio climático ya había reducido Doggerland a una colección de islas. Aunque el posterior tsunami causó estragos en las sociedades cazadoras-recolectoras y pesqueras existentes que vivían a lo largo de la costa británica, partes de la masa continental, incluidas & # 8220Dogger Island & # 8221 y & # 8220Dogger Archipiélago, & # 8221, un tramo aproximadamente del tamaño de Gales & # 8212 probablemente sobrevivió al evento cataclísmico, informa Ruth Schuster para Haaretz.

Aún así, notas Científico nuevo, mientras que algunas partes de la tierra estaban protegidas del impacto de las olas, otras fueron azotadas por olas lo suficientemente fuertes como para arrancar árboles de sus costados.

& # 8220Si estuvieras parado en la costa ese día, hace 8.200 años, no hay duda de que habría sido un mal día para ti, & # 8221 Gaffney le dice al guardián. & # 8220Fue una catástrofe. Muchas personas, posiblemente miles de personas, deben haber muerto. & # 8221

Los científicos señalan que esta historia revisada de Doggerland podría cambiar la comprensión de los académicos sobre cómo llegaron los humanos a Gran Bretaña. Como informa Brooklyn Neustaeter para CTV News, los archipiélagos de Dogger podrían haber servido como escenario para los primeros agricultores neolíticos, que se mudaron a Gran Bretaña y comenzaron a construir asentamientos permanentes en la isla. Esta transición a la agricultura tuvo lugar hace unos 6.000 años, según el Museo de Historia Natural de Londres.

Hace unos 7.000 años, sugiere el estudio, Doggerland habría desaparecido hace mucho tiempo, completamente sumergido por el aumento del nivel del mar.

& # 8220 En última instancia, fue el cambio climático lo que mató a Doggerland, & # 8221 Gaffney dice Haaretz.


KIM IL SUNG

Después de la Guerra de Corea, Kim Il Sung dio forma a su país de acuerdo con la ideología nacionalista de & # x201CJuche & # x201D (autosuficiencia). El estado asumió un control estricto sobre la economía, colectivizó las tierras agrícolas y afirmó efectivamente la propiedad de toda la propiedad privada.

Los medios de comunicación controlados por el estado y las restricciones sobre todos los viajes dentro o fuera del país ayudaron a preservar el velo del secreto en torno a las operaciones políticas y económicas de Corea del Norte y # x2019 y a mantener su aislamiento de la mayor parte de la comunidad internacional. La población del país seguiría siendo casi en su totalidad coreana, excepto por una pequeña cantidad de trasplantes chinos.

Gracias a la inversión en minería, producción de acero y otras industrias pesadas, la economía civil y militar de Corea del Norte inicialmente superó a su rival del sur. Con el respaldo soviético, Kim convirtió a su ejército en uno de los más fuertes del mundo, incluso cuando muchos civiles comunes se empobrecieron. Sin embargo, en la década de 1980, la economía de Corea del Sur experimentó un auge, mientras que el crecimiento en el norte se estancó.


Contenido

Creación

Las zonas de ocupación para Gran Bretaña ya se habían decidido en 1941. Sin embargo, ningún país había decidido cómo estabilizar las zonas después de la derrota del Reino Unido. Cuando llegó la derrota en 1942, el área del norte de Inglaterra estaba controlada por el ejército alemán, junto con Escocia. En 1945 se creó un gobierno títere y se estableció la capital.

Renacimiento

A pesar de tener una moneda única (la libra, que no había sido adoptada por el sur), el país luchó financieramente ya que estaba vinculado económicamente al Imperio Alemán. El propio imperio estaba experimentando problemas después de la guerra. Estos se resolvieron a mediados de la década de 1950.

Después de esto, el norte de Inglaterra comenzó a crecer en un sentido significativo de identidad propia. Aunque en general se pensó que el área quería una eventual reunificación, muchas personas estaban razonablemente satisfechas con el status quo. Los términos de la Conferencia de Osborne significaron que Gran Bretaña no podría reunirse durante 50 años.

Reunificación y colapso del orden

En 1993 se celebró un referéndum para decidir el futuro del país. El 84% de los votantes votó a favor de unirse al sur, el 11% votó en contra y el 5% no votó. El 11 de marzo, el norte y el sur se reunieron. Escocia y Gales todavía estaban en proceso de referéndum en este momento, aunque se unieron un mes después.

Finalmente se formó una coalición entre el Partido de los Trabajadores y el Laborismo, que se oponían marginalmente entre sí.

Lo que es preocupante para la mayoría de los políticos, los votos mostraron una clara división geográfica. La mayoría de los votos socialistas procedían del sureste y Gales, mientras que la mayoría de los votos conservadores procedían del suroeste y norte de Inglaterra. Tras el anuncio de la coalición, surgieron disturbios en estas áreas. Se pintaron rayos en los edificios gubernamentales. Los disturbios fueron aplastados, pero persistieron los temores de más levantamientos.

En 1995, el gobierno no había logrado mejorar la economía. Los movimientos independentistas estaban ganando fuerza rápidamente. El Parlamento no había aprobado ningún acto significativo.

En marzo, un diputado que hacía campaña por la independencia del sur fue asesinado a tiros en circunstancias sospechosas. Se culpó a los terroristas del norte y se mostró una ruptura en el parlamento. En abril, se aprobó un referéndum para que el norte abandonara el sindicato. Terminó en julio y fue un éxito.

Escocia también votó a favor de abandonar la unión, y en invierno empezaron a estallar disturbios entre facciones rivales. La policía se negó a disparar contra los manifestantes en York y Liverpool. El 15 de diciembre, la sede del gobierno en York fue incendiada, lo que provocó una guerra virtual entre facciones en la ciudad. Estos hechos se reflejaron en el resto del país. A finales de año, la Sociedad de Naciones había declarado el norte de Inglaterra como un estado fallido.

Recreación

Después del final de la guerra civil en 2002, se recreó el norte de Inglaterra, menos Liverpool y algunos otros pequeños cambios fronterizos. En general, ha logrado recuperarse de la guerra y se considera estable.


Opciones de acceso

1 Cartas de personas eminentes dirigidas a David Hume, ed. J. H. Burton (Edimburgo y Londres, 1849), 214 (mi propia traducción). La carta no tiene fecha, pero el hecho de que Hume esté en Gran Bretaña demuestra que es del período posterior de agitación wilkita.

2 Bongie, L. L., David Hume: Profeta de la contrarrevolución (Oxford, 1965), 30 Google Scholar.

3 Para ejemplos del pensamiento de Hume a finales de la década de 1760, véase Hume, Las cartas de David Hume, ed. J. Y. T. Greig, 2 vols. (Oxford, 1969), 2: 178-235. Sobre la relación entre Hume y Wilkes, véase Forbes, D., Hume's Philosophical Politics (Cambridge, 1975), 187–92 Google Scholar Miller, D., Philosophy and Ideology in Hume's Political Thought (Oxford, 1981), 182–4 Google Scholar Stewart, JB, Opinion and Reform in Hume's Political Philosophy (Princeton, NJ, 1992), 269 –71 Google Scholar Livingston, DW, Philosophical Melancholy and Delirium: Hume's Pathology of Philosophy (Chicago y Londres, 1998), 256–89 Google Scholar. Véase también Pocock, J. G. A., "Hume and the American Revolution: The Dying Thoughts of a North Briton", en ídem, Virtud, comercio e historia: ensayos sobre el pensamiento político principalmente en el siglo XVIII (Cambridge, 1985), 137 –8CrossRefGoogle Scholar.

4 Hume, Letras, 2: 208 (16 de octubre de 1769).

5 Para descripciones generales del movimiento Wilkite, ver Christie, IR, Wilkes, Wyvill and Reform (Londres, 1962), 25-67 Google Scholar Brewer, J., Party Ideology and Popular Politics at the Accession of George III (Cambridge, 1976) , 3 - 25, 163–218 CrossRefGoogle Scholar Dickinson, HT, "Radicals and Reformers in the Age of Wilkes and Wyvill", en Black, J., ed., British Politics and Society from Walpole to Pitt: 1742-1789 (Basingstoke y Londres, 1990), 123 –46CrossRefGoogle Scholar Wilson, K., El sentido de la gente: política, cultura e imperialismo 1715–1785 (Cambridge, 1995), 206 –36Google Scholar. Para una discusión sobre la multitud de Wilkite, vea George Rudé, Wilkes y la libertad: un estudio social de 1763-1774 (Londres, 1962). Para el propio Wilkes, véase Thomas, P. D. G., John Wilkes: A Friend to Liberty (Oxford, 1996) CrossRefGoogle Scholar Cash, A. H., John Wilkes: The Scandalous Father of Civil Liberty (New Haven y Londres, 2006) Google Scholar J. Sainsbury, John Wilkes: La vida de un libertino (Aldershot, 2006).

6 Británico del Norte, no. 12 (12 de agosto de 1762) Prueba constitucional de Inglaterra para el año 1763 (Londres, 1763), 24.

7 Towers, J., An Inquiry into the question, si los jurados son o no jueces de derecho y de hecho (Londres, 1764), vi Google Scholar Crónica de Santiago, 1 de marzo de 1764. La portada de la publicación anterior también contiene una inscripción del ensayo de Hume. En el panfleto de Towers, el ataque a la acusación de Wilkes se hace explícitamente, en el Crónica de Santiago Carta la crítica está implícita en el momento de la publicación de una defensa de una prensa libre (una semana después de los veredictos).

8 Churchill, C., The Journey (Londres, 1765), 6 - 7 Google Scholar.

9 Esta nota a pie de página contiene todas las referencias a Hume que se encuentran en el Británico del Norte (1768-1771). La naturaleza del material de Hume se indica entre corchetes. El término "acreditado" se utilizará para referirse a aquellos pasajes en los que el artículo reconoce a Hume como autor, aquellos en los que no se indica el préstamo se enumerarán como "no acreditados". Las referencias a las páginas son los pasajes específicos a los que hace referencia el Británico del Norte. Las ediciones utilizadas son Consultas, ed. L. A. Selby Bigge, revisado por P. H. Nidditch (Oxford, 1998) Ensayos Morales Políticos y Literarios, ed. E.F. Miller (Indianápolis, 1985) La historia de Inglaterra desde la invasión de Julio César hasta la revolución de 1688, 6 vols. (Indianápolis, 1983). Británico del Norte 47 (10 de mayo de 1768) [cita acreditada de Hume, "De la libertad de la prensa" en Ensayos, 12–13, 605] Británico del Norte 57 (16 de julio de 1768) [se acredita la paráfrasis de "Una investigación sobre los principios de la moral" en Consultas, 183 pássim] Británico del Norte 58 (23 de julio de 1768) [cita no acreditada de "Of Public Credit", Ensayos, 360–61] Británico del Norte 60 (6 de agosto de 1768) [cita no acreditada de "That Politics Might be Reduced to a Science", Ensayos, 18–21] Británico del Norte 61 (13 de agosto de 1768) [referencia general acreditada a La historia], [cita acreditada de La historia, 6: 404], [paráfrasis no acreditada de "Of the Parties of Great Britain", Ensayos, 67], [cita no acreditada de "Of Superstition and Enthusiasm", Ensayos, 78] Británico del Norte 73 (5 de noviembre de 1768) [se acredita la paráfrasis de "Of Money", Ensayos, 281–94] Británico del Norte 105 (6 de mayo de 1769) [se acredita la paráfrasis de La historia, 4: 84–94] Británico del Norte 195 (8 de diciembre de 1770) [cita acreditada de "Of Some Remarkable Customs", Ensayos, 374–5].

10 Era común que los periódicos del siglo XVIII copiaran material de sus competidores. Las entradas marcadas con un * son aquellas que reimprimen material de la publicación periódica inmediatamente anterior a ellas en esta lista. Británico del Norte 47 (10 de mayo de 1768) Crónica de Santiago, 9 de junio de 1768 Nomenclátor y anunciante diario, 13 de junio de 1768 * Middlesex Journal o Crónica de la libertad, 5 de octubre de 1769 Middlesex Journal o Crónica de la libertad, 16 de junio de 1770 Libro mayor público, 16 de junio de 1770, citado en El Repositorio: o Tesoro de política y literatura para MDCCLXX (Londres, 1771), 40 Crónica de Santiago, 18 de noviembre de 1773 Correo de la tarde general, 18 de noviembre de 1773 * Nomenclátor y nuevo anunciante diario, 19 de noviembre de 1773 * London Evening Post, 8 de marzo de 1774. También aparecen extractos del ensayo en Ensayos, históricos, políticos y morales (Dublín, 1774), 233.

11 Para referencias a Hume's Historia ver Diario de Middlesex, o Crónica de la Libertad, 11 de abril de 1769 Correo de la tarde general, 24 de mayo de 1770. Un veredicto más negativo sobre el Historia en relación con la política de oposición se encuentra en Crónica de Santiago, 9 de junio de 1768. Repetido en Anunciante público, 13 de junio de 1768 Nomenclátor y nuevo anunciante diario, 14 de junio de 1768. Referencias a "Si el gobierno británico se inclina más hacia la monarquía absoluta o hacia una república": Poste de la tarde de Lloyd, 31 de julio de 1765 St. James Chronicle o el British Evening Post, 18 de mayo de 1769. Referencia a "Que la política se reduzca a una ciencia", Crónica de Londres, 2 de diciembre de 1769. Referencias a “Of Taxes”, London Chronicle o Universal Evening Post, 9 de marzo de 1765 N. Forster, Una investigación sobre las causas del alto precio actual de las provisiones (Londres, 1767), 49–66 Consideraciones sobre la política, el comercio y las circunstancias del Reino (Londres, 1771), 63.


Zonas militares

Geográficamente, Gran Bretaña consta de dos partes: (1) las tierras bajas comparativamente planas del sur, este y midlands, aptas para la agricultura y abiertas al continente, es decir, al resto del Imperio Romano, y (2) el área que comprende Devon, Cornualles, Gales y el norte de Inglaterra. Estas últimas regiones se encuentran a más de 183 metros (600 pies) sobre el nivel del mar, a menudo mucho más, y están marcadas por desfiladeros y valles profundos. Son de carácter montañoso y difíciles de atravesar para los ejércitos. Las tierras bajas fueron conquistadas fácil y rápidamente, aunque las tierras centrales estuvieron guarnecidas hasta aproximadamente el 79 d. C. Las tierras altas apenas fueron sometidas por completo hasta finales del siglo II. Además, difieren en el carácter de su ocupación romana. Las tierras bajas fueron el escenario de la vida civil. Pueblos, aldeas y casas de campo eran sus rasgos destacados apenas se veían tropas en ellos salvo en algunas fortalezas al borde de las colinas y en una cadena de fortalezas construidas en el siglo IV para defender la costa sur y sureste, la llamada Costa sajona. Las tierras altas de Gales y el norte eran un asunto completamente diferente. Allí, la vida civil se adentraba en Glamorgan y Pembrokeshire e incluso tocaba Brecknockshire, mientras que en el norte penetraba hasta el condado de Durham. Las colinas, sin embargo, eran una extensa frontera militar, cubierta por fuertes y los caminos estratégicos que los conectaban. Solo los asentamientos comerciales fuera de los fuertes daban algún indicio de comunidades romanas organizadas.

Esta división geográfica no fue reproducida por Roma en ninguna partición administrativa de la provincia. Al principio, el conjunto estaba gobernado por un legado imperial (legatus Augusti) de rango consular. Caracalla lo hizo dos provincias, superior y inferior, el primero incluye Caerleon, Monmouthshire y Chester, el último Lincoln, York y Hadrian's Wall. En el siglo IV había cuatro provincias: Britannia Prima, Britannia Secunda y Flavia Caesariensis, gobernadas por gobernadores con el título de praesides, y Maxima Caesariensis, gobernada por un consularis (gobernador de rango consular), todos bajo el vicarius Britanniarum (vicegobernador de Gran Bretaña). Después del 369 se añadió una quinta provincia llamada Valentia. Políticamente, se sabe que Britannia Prima incluyó a Cirencester. Dentro de la organización del ejército, el mando se dividió entre los dux Britanniarum, o "duque de los británicos", responsable de York y el Muro de Adriano, mientras que el viene litoris saxonici, o "conde de la Costa Sajona", era responsable de la flota y de la defensa costera. En las últimas etapas del dominio romano el viene Britanniarum, o "conde de los británicos", ordenó el ejército de campaña.


Registro del norte

En Inglaterra, la expedición de Franklin, cuyo trágico destino finalmente se descubrió en 1859, provocó una ambivalencia pública hacia las expediciones al Polo Norte, pero la Armada británica aún buscaba el premio. En 1875, la Armada británica lanzó una expedición comandada por George Nares. Dos barcos, el Alerta y Descubrimiento, navegaría a lo largo de la costa oeste de Groenlandia a través de Smith Sound. Los exploradores creían que la ruta los llevaría a un mar polar abierto y al Polo Norte. los Descubrimiento se detuvo y instaló cuarteles de invierno en Lady Franklin Bay frente a Hall Basin, mientras Alerta navegó más al norte y se refugió en una bahía cerca de la isla de Ellesmere. Hasta la fecha, era el punto más lejano al norte alcanzado por un barco europeo.

En este punto, Nares comenzó a tener dudas sobre la expedición. Sus observaciones lo llevaron a creer que no había un mar polar abierto. A pesar de sus recelos, la misión continuó. Después de pasar el invierno en sus respectivos lugares, ambas tripulaciones enviaron varios grupos de trineos para explorar el terreno en la primavera. Resultó que estaban mal equipados para las brutales condiciones del Ártico. Fueron capaces de llegar hasta los 83 ° 20 ', lo más lejos que había llegado hasta ahora ningún explorador occidental. Pero faltaban 450 millas para su objetivo.

El poder del hielo

La tripulación de la expedición polar de 1875-76 de George Nares utilizó sierras de hielo para excavar los muelles de sus dos barcos. Aun así, la banquisa podría atrapar rápidamente las embarcaciones, ya que Alerta El miembro de la tripulación, Albert Hastings Markham, registró: “Un gran témpano presiona violentamente contra el barco, levantando la popa del agua a una altura de unos cinco pies. El ruido del crujido de las vigas y el gemido de las vigas fue un sonido que una vez escuchado nunca será olvidado ”.

El equipo tuvo que dar marcha atrás debido a la enfermedad y las duras condiciones. Muchos sufrían de escorbuto y muchos murieron. La expedición no logró su objetivo y los dos barcos finalmente regresaron a Gran Bretaña en noviembre de 1876. El público británico sintió que la misión era un desastre por no haber podido llegar al Polo y haber provocado la muerte de tantos hombres. La misión de Nares sería la última gran patrocinada por Gran Bretaña.


Colonias de Carolina

"Carolina fue llamada así por los franceses, en 1563 o 1564, en honor a Carlos IX, rey de Francia (Carolus en latín, que significa Carlos), bajo cuyo patrocinio se descubrió su costa.

El territorio así nombrado después incluía las tierras comprendidas entre los grados 30 y 36 de latitud norte, y se extendía desde el Océano Atlántico hasta el Pacífico. En 1663, este territorio definido fue cedido, por Carlos II, rey de Inglaterra, quien lo reclamó en virtud del descubrimiento de Cabot, a Lord Clarendon, Sir William Berkley, Sir George Carteret y otros cuatro con amplios poderes para asentarse y gobernar. eso.

Entre 1640 y 1650, antes de la concesión anterior a Clarendon y otros, los plantadores de Virginia habían comenzado un asentamiento cerca de la desembocadura del río Chowan, en la costa norte de Albemarle Sound. Este asentamiento fue colocado por el gobernador Berkley, de Virginia, bajo la superintendencia de William Drummond. La pequeña plantación recibió el nombre de la Colonia del condado de Albemarle, en honor al duque de Albemarle, uno de los propietarios.

En 1665, emigrantes de la isla de Barbados realizaron un segundo asentamiento permanente, cerca de la desembocadura del río Clarendon o Cape Fear. Esto fue llamado el Colonia del condado de Clarendon. Tenía una constitución similar con Virginia. Sir John Yeamans fue el primer gobernador. Ambos de los asentamientos anteriores, estaban dentro de los límites actuales de Carolina del Norte.

En 1670, se fundó una tercera colonia, llamada la Colonia del condado de Carteret, después de Sir George Carteret. Los colonos fueron acompañados por el gobernador Sayle, quien previamente había explorado la costa. Los barcos que transportaban a los emigrantes entraron por primera vez en el puerto de Port Royal, cerca de Beaufort, pero, no estando contentos con el lugar, pronto se adentraron en el río Ashley y sentaron las bases de Charleston antiguo. En 1680, este asentamiento fue abandonado por Oyster Point, en el que se inició la actual ciudad de charlestón. Este fue el comienzo de Carolina del Sur.

Durante la administración del gobernador Sayle, se preparó una forma de gobierno para estas colonias, a petición del célebre Lord Shaftesbury, actuando en nombre de los propietarios, por el aún más célebre John Locke. Propuso un tribunal, para consistir. de los propietarios, uno de los cuales sería elegido presidente vitalicio también, una nobleza hereditaria y un parlamento, este último formado por los dos primeros y representantes de cada distrito. Todos debían reunirse en un apartamento y tener la misma voz. Este plan de gobierno mal elaborado y absurdo se intentó aplicar en la práctica, pero se consideró impracticable. En el condado de Albemarle, provocó una insurrección. Por lo tanto, se abandonó y se restauró el antiguo gobierno propietario.

En el año 1671, al morir el gobernador Sayle, sir John Yeamans, gobernador de Clarendon, fue designado para sucederlo. Como consecuencia de este evento, y la poca prosperidad de la colonia, principalmente derivada de la esterilidad de su suelo, los habitantes de este asentamiento posterior, en unos pocos años, se trasladó a la de Charleston, y los tres gobiernos, en consecuencia, se redujeron para dos. Al estar muy separados, los nombres distintivos de Carolina del Norte y del Sur comenzaron a usarse con respecto a ellos.

Colonia de Carolina del Norte

El progreso de Albemarle o la colonia de Carolina del Norte se retrasó durante mucho tiempo debido a las disensiones internas. Un estado insurreccional de los habitantes surgió de un intento de hacer cumplir el plan de gobierno del Sr. Locke y los impuestos eran enormes y las restricciones comerciales vergonzosas. En 1677, después de un intento de hacer cumplir las leyes de ingresos contra un contrabandista de Nueva Inglaterra, el pueblo se alzó contra el gobierno y encarceló al presidente de la colonia y a seis miembros del consejo, y, habiendo hecho esto, asumió la prerrogativa de gobernar. ellos mismos.

En 1683, los propietarios enviaron a Seth Sothel, uno de ellos, esperando a través de él restaurar la tranquilidad y la alegría. Pero solo aumentó los trastornos existentes. Durante seis años, los habitantes soportaron su injusticia y opresión, y luego lo apresaron y, después de juzgarlo, lo desterraron de la colonia. Un historiador comentó una vez sobre Sothel, 'Los matices oscuros de su carácter no fueron aliviados por un solo rayo de virtud'.

Philip Ludwell, de Virginia, sucedió al infame y exigente Sothel y corrigió los males que había cometido. Bajo su mando, y su sucesor, Sir John Archdale, en 1695, cuáquero y hombre excelente, se restauró el orden en la colonia. Los emigrantes comenzaron a llegar en masa y, en el transcurso de algunos años, se establecieron varias otras partes del territorio. Los propietarios les hicieron asignaciones liberales de tierras, y aquí muchos, que habían huido de las persecuciones religiosas o de las devastaciones de la guerra en tierras extranjeras, encontraron un asilo pacífico y agradecido. Esto fue particularmente cierto de una compañía de protestantes franceses, que llegaron en 1707 y se establecieron en el río Trento, un brazo del Neuse, y de un gran número de alemanes, que huyeron de la persecución en 1710, y se plantaron en ese mismo lugar. parte de la provincia.

Pero los habitantes de esta colonia estaban destinados a experimentar pronto una triste y, para muchos, una calamidad fatal. Las tribus indias de la costa, una vez numerosas y poderosas, estaban disminuyendo rápidamente ante la empresa de los colonos. Para las tribus más del interior, especialmente los Tuscaroras y los Corees, esto era una indicación de que no debían equivocarse de que los días de su prosperidad se estaban numerando rápidamente. Afligidos y exasperados ante la perspectiva que tenían ante ellos, ahora se combinaron con otras tribus para exterminar por completo a los nuevos colonos. Intentaron llevar a cabo este propósito y tuvieron tanto éxito, que en una noche, el 2 de octubre de 1711, masacraron a ciento treinta personas pertenecientes a los asentamientos a lo largo del río Roanoke y Pamlico Sound.

Algunos colonos, que escaparon, se apresuraron a ir a Carolina del Sur en busca de ayuda. El gobernador Craven envió inmediatamente en su ayuda a casi mil hombres, al mando del coronel Barnwell. A su llegada, derrotó al enemigo en varias acciones y, finalmente, los persiguió hasta su ciudad fortificada, que capituló, y la paz fue
concluido.

Pero resultó ser de corta duración. Los indios reanudaron sus hostilidades y la asistencia de la colonia del sur se vio nuevamente involucrada. En respuesta, el coronel Moore partió hacia el territorio hostil, con una fuerza competente: cuarenta hombres blancos y ochocientos indios amigos. Redujeron el fuerte de las Tuscaroras, y con él se llevaron ochocientos prisioneros. Roto y desanimado por esta derrota, la tribu, en 1713, emigró al norte y se convirtió en la sexta nación de la gran Confederación Iroquesa, a veces llamados los Cinco, y después de este evento, el Seis Naciones. En 1715, se firmó un tratado con los Corees.

En 1719, el gobierno propietario, que había continuado desde el asentamiento de la colonia hasta ahora, se terminó como consecuencia de las dificultades entre los habitantes y los propietarios. Su estatuto fue anulado por la corona y sustituido por el gobierno real. Diez años después, en 1729, los propietarios cedieron su derecho al gobierno y los intereses del suelo al rey sobre el que se dividía la provincia en Norte y. Carolina del Sur y sus gobernadores y consejos fueron nombrados por la corona.

Colonia de Carolina del Sur

The foundation of the Carteret or Southern Colony, was laid by Governor Sayle and emigrants accompanying him, in the settlement of Old Charleston, in 1670. Sayle fell victim to some disease of the climate early in the following year, and Sir John Yeamans, then Governor of Clarendon Colony, was appointed his successor. On being transferred, he drew after him a considerable portion of the latter colony.

The progress of the southern colony was, from the commencement, more rapid than the northern. Several circumstances contributed to this. The soil was more feasible and fertile. Many Dutch families from New York, dissatisfied with the transfer of their home to the English, in 1664, were ready to find a home here and, in 1671, shiploads of them were transported by the proprietors to Carolina, free of expense, and liberal grants of land were made to them. They chiefly concentrated at a place called Jamestown, west of the Ashley River, where they were, from time to time, enforced by emigrants from Holland. The profanity and licentiousness of the court of Charles II, also, drove many Puritan refugees across the Atlantic, a considerable number of whom settled in Carolina.

In 1680, the people of Old Charleston, attracted by the more pleasant location of a point of land between thee rivers Ashley and Cooper, called Oyster Point, removed there, and there laid the foundation of the present City of Charleston, which, from that time, has had the honor of being the capital of the colony and state.

They were, however, immediately afterward, annoyed, and the safety of the place even endangered, by the hostile and predatory conduct of the Westoes, a powerful tribe of Indians in the neighborhood. Retaliatory measures became necessary numbers of the Indians were shot and others, who were captured, were sent into slavery in the West Indies. Fortunately, peace was made with them the following year.

In 1686, soon after the revocation of the edict of Nantes, by Louis XIV, a large number of Huguenots, or French Protestants, came over, and settled in the colony. To the English settlers, who were Episcopal, these refugees being of so different a faith, were by no means welcome and they were quite disposed to drive them from the colony, notwithstanding the latter had been introduced by the proprietors under an assurance of enjoying the rights of citizenship.

About this time, James Colleton, a brother of Sir John, was appointed governor, under an expectation that he would be able to reduce the people to a proper submission to proprietary authority, to which they had for a long time seemed averse. But his arbitrary conduct, in excluding refractory members from the colonial assembly, and in attempting to collect rents claimed by the proprietors as due, drove the people to open resistance. The public records were seized, the colonial secretary imprisoned, the governor defied, and, at length, banished from the colony.

In 1690, that notable person, Seth Sothel, who, for his corrupt conduct, had been driven from North Carolina in disgrace, appeared in the province, and was allowed by the people to assume the government. But, impelled by his avarice to acts of meanness and oppression, as formerly at the expiration of two years he was banished from the colony. Next, Philip Ludwell was appointed by the proprietors as the person to teach the South Carolinians submission and good manner but they were too turbulent, as he thought, and he became glad, at no distant day, to retire.

In 1695, John Archdale, the Quaker, was appointed governor, with power to redress all grievances. The people had long complained against their rulers, and had quarreled among themselves. Archdale, by a wise and conciliatory course, restored harmony, and removed the causes of civil dissatisfaction. He introduced a more republican form of government, thus restoring to the people rights and privileges which had been monopolized by the proprietors, or their agents.

One difficulty, however, still remained, and which he was compelled to leave to the 'softening influence of time' to remove. This was the jealousy and antipathy already alluded to, of the English Episcopalians against the French Protestants. The latter, it was contended, could not legally hold real estate in the colony that the French ministers could not lawfully solemnize marriages and that the children of the refugees must be debarred inheriting the property of their fathers.

But these animosities and differences found an end. When, at length, the inoffensive and even exemplary lives of these exiles, were observed by the English, and also their uniform and liberal efforts to sustain and advance the interests of the colony, prejudice and opposition yielded and, in a few years, the colonial assembly gladly extended to them all the rights of citizens and freemen.

Soon after the declaration of war in 1702, by England against France and Spain, called Queen Anne's War, Governor Moore proposed to the assembly of the colony an expedition against the Spanish settlement of St. Augustine, in Florida. To this the more considerate of the assembly were opposed but, the enterprise being approved by a majority, nearly ten thousand dollars were appropriated for the object, and twelve hundred troops raised, one half of whom were Indians. With the forces above named, and some merchant vessels impressed as transports, Governor Moore sailed for St. Augustine. The design for Colonel Daniel, an enterprising officer, was to proceed by the inland passage, and then attack the town by land, with a party of militia and Indians while Moore was to proceed by sea, and take possession of the harbor. Daniel advanced against the town, entered and plundered it, before the governor's arrival. The Spaniards, however, retired to the castle, with their principal riches, and with provisions for four months.

The governor, on his arrival, could effect nothing, for want of artillery. In this emergency, Daniel was dispatched to Jamaica for cannon, mortars, etc. During his absence, two large Spanish ships appearing off the harbor, Governor Moore hastily raised the siege, abandoned his shipping, and made a precipitate retreat into Carolina. Colonel Daniel, having no intelligence that the siege had been raised, on his return, stood in for the harbor, and narrowly escaped the ships of the enemy. In consequence of this rash and unfortunate enterprise, the colony was loaded with a debt of nearly thirty thousand dollars, which gave rise to the first paper currency in Carolina, and was the means of filling the colony with dissension and tumult.

The failure of this expedition was soon after, in a measure, compensated by a successful war with the Appalachian Indians, who, in consequence of their connection with the Spaniards, became insolent and hostile. Governor Moore, with a body of white men and Indian allies, marched into the heart of their country, and compelled them to submit to the English. All the towns of the tribes between the rivers Altamaha and Savannah were burnt, and between six hundred and eight hundred Indians were made prisoners.

In 1704, Sir Nathaniel Johnson succeeded Governor Moore and now, under his influence, a long-cherished object of the proprietors was accomplished. This was the establishment of the Church of England forms of worship as the religion of the province, and the exclusion of dissenters from all participation in the government. But, in 1706, these laws of exclusion or disfranchisement were repealed, by direction of the English Parliament, which decided that they were inconsistent with the laws of England. But the acts establishing the Church of England religion continued in force, until they were abrogated by the American Revolution.

In 1706, while yet Queen Anne's War continued, a French and Spanish squadron, consisting of a French frigate and four armed sloops, appeared before Charleston, with a design of annexing Carolina to Florida but, by the prompt and energetic efforts of the governor, seconded by Colonel Rhett and the inhabitants, this issue was averted. When, at length, the enemy had passed the bar, he sent a summons to the governor to surrender. Four hours were allowed him to return his answer. But the governor informed the messenger that he did not wish one minute. On the reception of this answer, the enemy seemed to hesitate, and attempted nothing that day.

The day succeeding, a party of the enemy, landing on James Island, burnt a village by the river's side. Another party landed at Wando Neck. The next day both these parties were dislodged the latter party being surprised, and nearly all killed or taken prisoner.

This success so animated the Carolinians, that it was determined to attack the enemy by sea. This was attempted with a force of six vessels, under command of Rhett but, on his appearance, the enemy weighed anchor, and precipitately fled.

In 1715, the province came near the verge of ruin, by reason of a combination of the Yamassees and other Indian tribes&mdashstretching from Cape Fear to Florida&mdashagainst them. The 15th of April 1715, was fixed upon as the day of their general destruction. Owing, however, to the wisdom, dispatch and firmness of Governor Craven, and the blessing of Providence, the calamity was, in a measure, averted, and the colonies saved, though at the expense during the war, of near four hundred of the inhabitants. The Yamassees were expelled from the province, and took refuge among the Spaniards in Florida.

In 1719, the people of Carolina, having been long disgusted with the management of the proprietors, were resolved, at all hazards, to execute their own laws, and defend the rights of the province. A subscription to this effect was drawn up, and generally signed. On the meeting of the assembly, a committee was sent with this subscription to the governor, Robert Johnson, requesting him to accept the government of the province, under the king, instead of the proprietors. Upon Johnson's refusal, the assembly chose Colonel James Moore governor, under the crown and on the 21st of December, 1719, the convention and militia marched to Charleston fort, and proclaimed Moore governor, in his majesty's name.

The Carolinians, having thus assumed the government, in behalf of the king, referred their complaints to the royal ear. On a hearing of the case, the privy council adjudged that the proprietors had forfeited their charter. From this time, therefore, the colony was taken under the royal protection, under which it continued until the Revolution. This change was followed, in 1729, by another, nearly as important. This was an agreement, between the proprietors and the crown, that the former should surrender to the crown their right and interest, both to the government and soil, for the sum of seventeen thousand five hundred pounds sterling. This agreement being carried into effect, the province was divided into North and South Carolina, each province having a distinct governor, under the crown of England.

Fuente: A History of the United States, by Charles A. Goodrich, 1857


Ver el vídeo: DIRECTO #COVID. BORIS JOHNSON informa del plan británico para el invierno